EL DÍA DE SAN NICOLÁS

El 6 de diciembre es San Nicolás. En Alemania se dice también el Día de San Nicolás. Antes esperaba impaciente este día. Todos los niños alemanes lo hacen. Los niños franceses no conocen el particular significado de este día, excepto quizás algunos niños en el norte de Francia. La tarde-noche del 5 de diciembre se coge un zapato -o, si uno es listo, una bota grande- y se coloca delante de la puerta de la entrada. A la mañana siguiente, ¡oh, milagro!, uno se encuentra mandarinas, nueces o chocolate dentro. ¿Fueron los vecinos? ¿Los padres? Que no, Nicolás pasó durante la noche.Untitled-1

¿Que qué aspecto tiene? Bueno, es el vivo retrato de Santa Claus. Pero cuidado, Nicolás y Santa Claus no son la misma persona.

San Nicolás vivió en el siglo IV en Myra, en la actual Turquía. Era obispo. Se dice que protegía a los niños y las viudas y que llevó a cabo muchos milagros. Murió un 6 de diciembre y se convirtió en patrón de los marineros, los comerciantes, los panaderos, los carniceros, los sastres, los tejedores, los viajeros, los prisioneros, los abogados, los notarios, los prestamistas, los mendigos y sobre todo, de los niños.

Es en el siglo XIV cuando nace la tradición de que el 6 de diciembre Nicolás obsequie a los niños. Sin embargo, esta bonita costumbre no le gusta al reformador Martin Luther que rechaza el culto reinante a los santos. Para quitar de en medio a San Nicolás los protestantes trasladan el reparto de regalos sencillamente del 6 al 25 de diciembre, esto es, Navidad. Se inventan incluso un nuevo proveedor de regalos: El Niño Jesús.

El Niño Jesús es una idea extraña. En realidad nadie sabe realmente lo que significa. Es una mezcla dudosa del niño Jesús y una niña pequeña o un ángel rubio con un vestido blanco con alas. No obstante Nicolás no se deja impresionar y sigue dándose una vuelta el 6 de diciembre, sólo que los regalos son ahora más pequeños. Los primeros colonos holandeses que llegan a América llevan a su San Nicolás, al que ellos llaman  Sinterclaas, en el equipaje. Sinterclaas se convierte poco a poco en Santa Claus, se deshace de su imagen religiosa y ahora se hace remolcar por renos. A mediados del siglo XIX un dibujante de origen alemán, Thomas Naast, le da su aspecto redondeado y su ropa roja.

En 1932 el grupo Coca-Cola quiere demostrar que también en invierno se puede beber Coca-Cola y para ello utiliza como modelo para su campaña publicitaria navideña anual a un jovial Santa Claus, gordo y de mejillas sonrosadas, con una botella de Coca-Cola en la mano. La presencia mundial de Coca-Cola hace el resto: La figura publicitaria viaja por todo el mundo y aterriza finalmente de nuevo en Europa. El abuelo rechoncho con abrigo rojo se llama ahora entre los franceses “Père Noël” y para los alemanes “Weihnachtsmann”.Untitled-2

Si ha prestado atención se habrá dado cuenta de que este omnipresente Papá Noel rojo made in USA ha superado a su propio padre, San Nicolás. Edipo manda saludos.

Fuente: Arte Karambolage
http://www.arte.tv/de/das-ritual-der-nikolaustag/2326010.html
Traducción: María García Funes
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Schönes Deutschland y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s